jueves, 28 de septiembre de 2017

Mi momento con Serafín Espinal



Serafín Espinal fué el creador de la banda SAM SAM, una banda que nace a principios de los 90, cuando el rock mexicano comenzaba a tener un gran apogeo.

Mi primer encuentro fué interesante, pues estábamos en Naucalpan organizando con la banda un concierto en el Parque Revolución, en favor de la asamblea Zapatista, del EZLN en la zona norte de la ciudad y pues se armo una buena organización, pues se consiguió un templete, el audio y los instrumentos para que hubiera un buen concierto.

A medio día, unas horas antes de comenzar el concierto, se me acerco un "don", que me pregunto que cual sería el evento y quien se presentaría, obviamente ya le conteste y me pidió chance para que su banda también tocara, a lo que por supuesto accedí, pues lo importante era el boteo que se haría para la asamblea.

De pronto el personaje desapareció, supuse que iria por sus instrumentos y su banda, poco a poco se comenzaba a juntar la gente, honestamente no era mucha, pero pues si habia cierta afluencia, comenzaron las bandas, nada mas había 3 contempladas, pues tampoco habia mucho tiempo de permiso para llevar a cabo el evento en el parque.

Me subí al escenario, pues mi banda iba a comenzar con su presentación, de pronto, de una manera extraña, los rockers comenzaron a llegar como en mayor cantidad, algo inusual, pues a esas horas ya había tocadas en otros lados, aunque por supuesto fue benéfico para nosotros, pues la gente comenzaba a acercarse y esto causaba que aun mas gente llegara al lugar en donde insisto que lo importante era el boteo.

De pronto, ya en una cuestión fuera de lo normal, había mucha gente, se habían juntado en el parque Revolución mas de 500 chavos, evidentemente rockers, pues portaban playeras del "Especimen", "Liranrol", "Bostik", había punks y chavas rockers, comenzaron a bailar al ritmo de las rolas que les dábamos, cosa que nos causo mucho gusto. De pronto el repertorio había terminado y la gente seguía ahí, para mi fortuna, el señor del medio día ya estaba formado para tocar y pensé que serian una salvación.

Cual fuera mi sorpresa, cuando estos tres individuos subieron a tocar y la banda ya los ubicaba perfectamente, de hecho habia canciones que ya se sabían y tarareaban, bailando y haciendo un verdadero festival de rock, los organizadores simplemente no daban credito y estaban felices, pues la campaña estaba siendo un éxito.

De pronto este señor de la guitarra, de cabellera abundante, larga y negra, con una camisa de franela de cuadritos azules, se presentaba como Nachito de SAM SAM, e interpretarian una canción de su autoría, "Envenenaron a mi perro",  como se me iba a olvidar esa canción, era una maravilla de rola.

Fué asi como conocí a Serafín Espinal, un personaje, así con todas sus letras, con una vibra especial que jalaba banda, hacia que tuvieras una gran cercanía con el, sin si quiera conocerle.

Pronto nos encontramos en mas tocadas, alternábamos en los grandes festivales de Las Palapas o en la Arena López Mateos, ellos ya tenían dos o 3 discos, nosotros aun no.

Se termino mi época de músico y comencé en el medio de comunicación y el gusto fue saber que aquel señor del parque Revolución de 1996 aun seguía tocando, la primer entrevista que le realice fue en el Centro de Convenciones de Tlalnepantla, en un jefes de jefes del 2007, ahí platicamos de la importancia de apoyar al rock y de tener mas espacios profesionales como el de los Jefes de jefes, ademas de agradecer el apoyo de la banda que merece lo mejor.

Así por varios años, varias entrevistas, de hecho hay un acústico de Sam Sam realizado en las instalaciones de la estación, en donde la constante de las charlas era la banda, el rock, el respeto al escenario, el respeto al público, ese argumento de porque apoyar a las bandas nacionales.

Serafín fué siempre congruente con lo que pensaba y con lo que escribía, con lo que profesaba y lo llevaba a la práctica.

En una ocasión, en un evento en Queretaro, tuve la oportunidad de participar en la organización del evento y una de las misiones era acompañar a los músicos durante el lapso de su llegada a la subida al escenario, llego Sam Sam, Serafín Espinal se bajo de la camioneta, faltaban varias horas para que su presentación comenzara, pero el me dijo pues vamos de una vez, a lo que pensé, bueno, quiere ser participe del escenario, pero no, el ya sabía que debía atender a la banda, fueron 2 horas de estar tomándose fotos, repartir autógrafos, abrazar, besar, saludar a niños, niñas, adultos, punks, rockers, bebes, miles de regalos, discos del recuerdo, etc etc etc, un verdadero idolo, no hay mas, no se puede describir de otra forma.

Entendí que Serafín era un ídolo nacional, un parte aguas de la cultura subterránea del rock mexicano, que era sencillamente un icono del movimiento y que era querido, después de esa pasarela, llego el momento de subir al escenario, recuerdo perfecto que la primer canción a interpretar "Amor Ajeno", en cuanto el riff de la guitarra sonó, los mas de 3 mil asistentes, al unisono vitorearon la canción, me quede frío de la reacción colectiva, los gritos, la euforia y hasta el llanto, fue un momento sencillamente increíble, era algo inigualable.

Un día en una tocada, platicando con Serafín, se sincero y me contó que tenía problemas en el corazón, que lo estarían atendiendo para saber con exactitud que era lo que tenía, con esa cercanía, afinidad y confianza que siempre tuvo "Nachito" conmigo, no hice alarde, de hecho supe separar mi labor periodística de la personal, estas declaraciones eran personales.

Unos dos meses mas tarde, nos volvimos a encontrar y fué cuando de nuevo, me subió a su camioneta y platicando de todo un poco hubo dos temas centrales en la platica, el furor de un nuevo disco que ya estaba preparando con la banda y que lo tenía muy entusiasmado y que le habían diagnosticado "Parkinson", una enfermedad degenerativa y sin cura, únicamente control, para mi fué un gran golpe, pues siempre saber de enfermedades es estar a expensas de un sin fin de circunstancias.

La última vez que nos vimos y platicamos, hablamos de todo, del nuevo disco, de aquellas epocas cuando nos encontrábamos como músicos, de su salud, de sus hijos, del legado que dejaría en el rock y dentro de mi, supe que esa sería la última vez que nos veríamos.

Estuve presente en un par de homenajes en vida  en conciertos a beneficio, en el último grito rockanrolero, pero esa vez, esa platica, era una especie de despedida.

Serafín Espinal deja en nuestro corazón el legado de una vida dedicada al rock mexicano, con congruencia, con pasión, pero sobre todo con esa muestra de que quien busca algo con pasión, lo consigue.

Comenzar 2017 en aquel panteón en Naucalpan, con toda esa gente que asistió a su despedida, sencillamente es de esas cosas que nunca olvidas, asi como nunca olvidas la grandeza de personajes como Serafín Espinal.

jueves, 3 de agosto de 2017

La encuerada de Avandaro


Hablar del Festival de rock y ruedas de Avandaro en 1971, es ya de por si un manojo de curiosidades e información para los amantes del rock mexicano, es un tema del que parten casi todos los historiadores contemporáneos el análisis de las expresiones juveniles en México.

Se habla de tantas cosas del festival, pero yo quiero hablar de uno de los mitos contundentes del festival que me lleva a muchas conclusiones y que es el alma del rock al que tanto amamos, este episodio definitivamente es la representación de los momentos claves de quienes están ahí o que siguen en lo que eran los fanzines, o en su momento aquellos pocos programas en AM o más para acá las revistas a color y ahora el internet que contiene tantas verdades a medias.

La primera foto muestra a Alma Rosa González López, de 16 años, una chica que llamo la atención del fotógrafo porque comenzó a bailar a la luz de un reflector encima de un camión, con varios chicos que veían atónitos la cadera contoneante de la chica, quien además estaba metida en la música  y quien se dejó llevar por esta idea Jipiteca de mostrar la desnudez sin ningún pudor y exactamente en el mejor lugar en donde dejarse llevar por esta idea, muy al principio los jóvenes alrededor solo se dedicaban a ver, de pronto, esta chica comenzó de la nada a jugar con su camiseta blanca, la cual sensualmente de pronto dejaba ver el adolescente abdomen plano, joven, sensual, a lo que los jóvenes comenzaron a reaccionar, pues comenzaron a incitar a la chica a que llegara a más, hasta que así lo hizo, de la nada, la joven se deshizo de su playera blanca y dejo mostrar su torso desnudo, únicamente con una pequeña banda de lazo en su cabeza, que detenía su cabellera clara y lacia así de la nada se cambiaba la historia en México, en pleno concierto de rock se notaban los senos de una chica a desnudo, provocando a todos los jóvenes que estaban a su alrededor, pero que cabe acotar, nadie molesto, sencillamente la veían, le gritaban, pero en ningún momento ninguno se pasó de listo, la canción seguía sonando Alma Rosa seguía bailando y le comenzaron a gritar “pelos, pelos…” lo que significaba que querían que se quitara los pantalones, a lo que muy prendida accedió, quedando en un camión con un calzón rojo con el torso desnudo y el movimiento hippie a todo lo que daba. De pronto de la nada, sencillamente desapareció y de aquí es de donde se desatan miles de mitos acerca de la “Encuerada de Avándaro”.

En esta primera foto que esta al tope de la nota, Alma jamás sabría que sería un icono de la contracultura mexicana y que además seria causante de más represión al rock, a los movimientos juveniles etc.

De las cosas míticas comienzan por una portada del semanario “Alarma” que muestra a la supuesta “Encuerada de Avándaro”, que no es más que un montaje de la misma revista, con otra chica que modelaba en revistas para caballeros y que aparecía con jóvenes que supuestamente estaban en el festival, pero lógicamente la iluminación, la toma de la foto entre otras cosas denotan que esa foto no es la del momento de la toma.



Una de los segundos grandes mitos, es aquella entrevista en la Revista Piedra rodante, en donde se conoce que Alma Rosa González López, es la chica que se quita la playera y el pantalón durante el festival, una entrevista realizada en 1971, en donde se expone a una chica que le gustaba la droga y que no le temía al sexo, cosa que la hacía aún más exponenciada, pues se convertía en una especie de estereotipo para cualquier joven en los setentas, pues uno de los grandes tabúes era la sexualidad, por ello desde el 71 hasta el 2000 esta fue la versión que prevaleció acerca de la “Encuerada de Avándaro”.

Fue en 2007 cuando Federico Rubli, destapo la caja de pandora y relato otra historia completamente diferente, en donde lo primero que pasaba era que mientras tocaba en el escenario principal la División del Norte, una chica que se había despojado de su pantalón y portaba solo unas pantaletas rojas y que se encontraba en un camión a la derecha del escenario, que se encontraba bailando, con su piel morena y su cabellera larga, atada con una cinta al mero estilo Hippie y que de pronto dejaba ver atraves de su camiseta, que por cierto era de hombre, su torso desnudo y de pronto salían los senos de la chica, haciendo un maravilloso show para los que estaban cerca.

Llego el momento en que la chica se despojo de su camisa, dejando su cuerpo desnudo, metida en la música, mostrando su cuerpo tal y como lo indicaba la ideología hippie de aquella época, sin pudor, sin problema.

De pronto personal de la producción pidió a la chica que bajara del camión, se vistiera y jamás se volvería a saber de ella.

En el 2001 Oscar Sarquiz, musicólogo y periodista especialista en rock mexicano, desmiente la versión de la Piedra rodante acerca de la identidad de la conocida “Encuerada de Avandaro”, lo que reabre la necesidad de saber quién es esta chica.

Es hasta el 2007 en que Federico Rubli descubre en el archivo general de la nación, un acta de detención del día 25 de Septiembre d 1971 de la chica Laura Patricia Rodríguez González Alcocer, originaria de Guadalajara y que fue detenida según el expediente policíaco por exceso de drogas, prostitución, ideología contraria a nuestra sociedad y posible desviación mental.



Nadie la ha encontrado, no se sabe quién la saco de la comandancia, se supo que la detención se llevó a cabo en la zona rosa en la ciudad de México, pero nunca más se supo de ella.


Si hoy en el 2017 viviera tendría 64 años, tal vez ni siquiera sepa lo que representa a nivel contracultural en México, un símbolo de tantas cosas, que a lo mejor ni siquiera recuerda o que más bien no quiere recordar, no lo sabemos y quizá nunca lo sepamos, aunque sigue vigente la búsqueda. 

viernes, 14 de julio de 2017

Y si creamos en vez de copiar?

Por Max Forzan

Esta semana mi editorial será más directo y contestatario.
Hoy entre un vuelo de Los Angeles a Seattle a más de 35,000 pies del altura me siento inspirado , un tanto cuanto inquisitivo.

Si me sienten agresivo podemos culpar directamente a el nuevo sencillo de Café Tacuba "Jei Beibi", es el rock más pop que he escuchado en mi vida! Totalmente Absurdo que este bajo la categórizacion de Rock Alternativo.

Recuerdan cuando crear y proponer era importante. Un poco más pop en el rock y miles de zombies leyendas del rock deberían levantarse y cobrar la cuenta a todos estos nuevos "movimientos de comercialización" escondidos bajo el género ROCK!
Es hora de parar!
Tenemos que crear y proponer.
Nuestro rock es propio, urbano, real, blues con letras que recuerdan que generan emociones.
Entiendo las modas , entiendo las tendencias pero me he topado con ciento de bandas que suenan igual a algo de los 80 y los 90, refritos y copias descaradas de el pasado.
Tenemos que detenernos y sentir la música en vez de querer hacer música para vender.

El rock debe ser contestatario, revolucionario.
Desde en maestro Frank Zappa hasta nuestro Tex Tex.
Está enfermedad de sonar igual no solo es un virus dentro de los nuevos músicos, este bacteria se ha esparcido a las  disqueras , managers , promotores y peor que todo a fans y ahora por ende a ITunes a YouTube y más.
Pocas bandas proponen, pero pocos fans quieren comprobar , atreverse y sentir y escuchar algo nuevo.
Los invito a que escuchen a el Haragan y Cia y su sencillo "Que va ser De Dios"
Rock, blues, con matices de un metal muy limpio sin dejar de lado su estilo.
Ahora no estoy afirmando que no hay propuestas buenas y diferentes hoy en día, solo que nadie les da espacios, el problema no es que la música sea un gran negocio, el problema es que ya lo aceptamos.
Seamos eclécticos, seamos rebeldes escuchemos un play list de avenged seven fold, el Tri, Delta, Interpuesto, Seven Dust.
Seamos libres.
Somos rockeros o somos seguidores de tendencias?
Hoy la música está estancada en lo mismo. Colegas músicos salgan y toquen sus propuestas creyendo y siendo obstinados como Cobain en los 90' tas , sean creativos como la Botella de Jerez a destiempo pero afinados.
Arriésguense como la "Lupita" en el 2014 con su disco Te odio.
Crean en su talento, no es sus visitas de YouTube or sus likes de Facebook.
La fama llega no se busca, la música crea tu vida, tu vida no se crea con lo que ganes de tu música.
Hoy como siempre me despido de ustedes con una frase de un clásico de rock mexicano.
Vamos a ser libres y rockeros de adentro hacia fuera y como grita mi gran amigo Pacoy sus colegas de Molotov , crea , propón he intenta y sobre todo "que no te haga bobo Jacobo"