martes, 31 de octubre de 2017

La historia del rock mexicano Parte 2 (Los hoyos funkies)



La única forma de sobrevivir era en lo que se denominó “Hoyo funkie” que eran espacios clandestinos, fuera de la legislación del Distrito Federal, bodegas, estacionamientos, rastros, garajes, en zonas como Naucalpan, Tlalnepantla, Ecatepec, Nezahualcoyotl, Chimalhuacan entre otros lares. Los conciertos eran medianamente organizados, no existía control sobre la entrada, el uso de drogas, proliferaba la violencia, pues el pandillerismo en la zona era frecuente, rara vez se veía a mujeres en estos conciertos, no había producción, la electricidad era robada de los postes de luz, no había sindicatos, ni gremios que protegieran los derechos de los músicos.
Los discos se distribuían de forma clandestina y subterránea, era muy casual la piratería por necesidad y falta de distribución, los grupos tenían que hacerlo todo, eran casi nulas las compañías discográficas que se atrevían a apoyar a estos grupos.
Así fue desde 1971 hasta 1983, cuando varios factores comienzan a unirse y a dar pie a un primer indicio de organización de la música de rock en México, por un lado nace Botellita de Jerez, una banda que además de comenzar a componer en español, cuestión que no era frecuente en el medio, invierte en un local en donde montan una cafetería en donde presentar bandas de rock mexicano, de todo género, con solo dos condiciones que venían implícitas en el contrato para poder presentarse en el lugar:
1.- “Toda banda que se presente a tocar en Rockotitlán, el lugar del rock, deberá interpretar sus canciones en español, a menos de que sea Javier Batiz, él es único personaje que lo podrá hacer en ingles”
2.- “Las canciones que serán interpretadas mientras se esté en el escenario de Rockotitlán, el lugar del rock, deberán ser originales de alguno o todos los miembros de la banda, estará determinantemente prohibido tocar covers o no contar con el permiso explícito del autor de la canción”.
Esto molesto a muchos compañeros músicos del gremio, de hecho, muchos pensaron que era una especie de burla que hacían los músicos que abrían el lugar hacia la jerarquía de las bandas, aunque en realidad esto fomento que grupos que ya tenían algunos años tocando en inglés y que de hecho sus nombres estaban en inglés, cambiaran al español, teniendo así un movimiento en pro al uso del idioma en este género musical heredado del mundo anglosajón que comenzaba a tener una identidad propia.
Aquí un ejemplo de algunos grupos que hicieron este cambio entre 1983 y 1985:
•             Dangerous Rytmh – Ritmo peligroso
•             Three Souls in my mind – El Tri
•             The green hay spies – Sombrero verde
•             Kenny and the electrics – Kenny y los eléctricos
Este recinto, conocido como Rockotitlán, comienza a quitar el medio de muchos empresarios que comienzan a emular lo que se hacía en este lugar y comienzan a abrir nuevos espacios para las bandas, comienza un movimiento de jóvenes con otras ideas, con música nueva, evidentemente con la influencia de quienes en esos momentos eran los consagrados del rock nacional que poco a poco se preparaban para entrar a su mejor momento y fue en el año de 1985 en donde se graban materiales discográficos que simplemente consolidad un esfuerzo por mantener este movimiento vigente, así es como nace el sello comrock, que comienza a grabar bandas entre ellas el Tri, que surge de un pleito entre Alex Lora y Charlie Hauptvogel y que desintegra a Three souls in my mind, por lo menos con esa alineación, Lora, toma el apodo que el público utilizaba al referirse a ellos.
El TRI y remata con el nombre del disco que se llamó “Simplemente”, a lo que se leía “simplemente el tri”, con lo que se abrió paso a una nueva época en el rock nacional. En julio de ese año en Londres, Bob Geldof, reunía a más de 50 bandas de rock de la talla de U2, Queen, The Who, Rolling Stones, Ozzy Osbourne, entre otros, para recaudar fondos para los países Etiopia y Somalia, que cruzaban por una fuerte hambruna gracias a la sequía y a la explotación de políticos sin escrúpulos que dirigían aquellos países, una trasmisión televisiva sin precedentes, con más de 30 millones de personas en el mundo viendo este suceso, años después, Bob Geldof, el promotor de este evento, fue nominado al premio nobel de la paz por la recaudación de más de 100 millones de dólares para los países africanos.
En México sin embargo, se luchaba por espacios mínimos en el radio, en la tele sencillamente no existía el rock, nadie se atrevía a retar al gobierno presentando lo que estaba prohibido, aunque unos meses después, en septiembre de 1985 un terremoto de 8.1 grados Richter, sacude a la ciudad de México, dejando miles de damnificados con una omisión de más de una semana del Gobierno Federal, quien brillo por su ausencia, logrando así que la sociedad civil se movilizara, organizara y librara toda la problemática que se sucita después de este hecho.
Por la noche una réplica del terremoto sacude lo que aún estaba sin caer provocando una de las peores catástrofes en la ciudad.
Uno de los fallecidos es Rockdrigo González, un cantautor que era emblema de un movimiento subterráneo al que denominaron “rupestre”, músicos que buscaban hacer música minimalista con pocos instrumentos y con mucho valor lirico, lo que Rockdrigo hacía de una manera subliminal.
El músico muere instantáneamente al desplomarse su edificio en la colonia Roma, lo que deja un legado para todos los que conocieron su música.
Con esta falta de presencia del Gobierno, las organizaciones civiles comenzaron a tomar acción de la ciudad, se organizaron y comenzaron a trabajar, aquí es precisamente la oportunidad de los músicos jóvenes como Maldita Vecindad para entrar en acción, pues literalmente tomaron como plataforma la calle para llevar su música y hacer un poco más relajada, la tensión de quienes ayudaban a levantar la ciudad.
Se abrieron los espacios públicos para las manifestaciones artísticas, los parques, los camellones, los kioskos y cualquier lugar que tuviera luz eléctrica era un buen escenario para llevar la música, con este hecho la ideología de esta contra cultura comienza a gestarse, la identidad del rock mexicano tenía un gran referente en una lucha social de unión y solidaridad.
En el mundo grupos en español como Hombres G de España, Enanitos Verdes, Soda Stereo o GIT de Argentina, comenzaron a llegar a las discográficas, logrando que la radio programara música en español, lo que provoco una buena respuesta entre el público que veía con gran agrado que el rock comenzara a tener auge, por lo que surge un movimiento provocado por la mercadotecnia de las disqueras “Rock en tu idioma”, que comenzó a traer a los grupos de estos países y presentarlos en los pocos lugares que estaban naciendo para el rock, de alguna forma, este hecho, comenzó a hacer voltear a algunos medios que cubrían estos conciertos y comenzó a abrirse un canal importante para las bandas en México.
Fue por medio de Soda Stereo, que la disquera BMG Ariola, comienza con una búsqueda de rock mexicano, pues el público veía bien a las bandas de Argentina o España, pero estaban dispuestos a comprar bandas mexicanas, lo que puso el radar en estas compañías y fue así como descubren a Caifanes, una banda de jóvenes mexicanos que ya tenían trayectoria desde 1982, con diferentes formas de abrirse camino, con sus propios medios, logrando poco en realidad, pero gracias a la presión que ejercía el público y las mismas bandas internacionales, fue que las disqueras abrieron un espacio para el rock mexicano.

Durante estos años se comenzaba a notar un cambio, comenzaban a abrirse nuevos medios, más casas discográficas comenzaban a voltear hacia otras bandas, es el caso de la Banda Bostik, una banda que provenía de los barrios en las inmediaciones del Estado de México, que comienzan a escribir canciones con mucha crudeza, hablando de una realidad de pobreza, falta de oportunidad y centralismo, lo que pasaba en la zona conurbada al distrito federal, canciones que no tenían ninguna censura explicita y es en 1987 cuando el sello pentagrama se atreve a grabarlos y editar el disco “Abran esa puerta”, con ritmos parecidos al blues, con el funk y fuertes interpretaciones.
Los mismos integrantes del grupo eran quienes hacían la promoción y buscaban espacios para tocar o en los medios, literal la banda se esperaba fuera de las emisoras de radio, durante horas a esperar a los locutores, hasta que por fin una tarde, Fernanda Tapia, quien conducía un programa juvenil en Núcleo Radio Mil, atendió al grupo y recibió el disco prometiendo que lo escucharía.
A la semana siguiente, el grupo regreso para saber qué había pasado con la conductora y después de horas fuera del edificio, al fin salió, respondió sorprendida por la música y por el atrevimiento de las canciones y les menciono los problemas del uso del lenguaje con su música, a lo que argumentaron que así era como hablaban los jóvenes, con cierta condescendencia, Tapia, accedió y los programo una sola vez, un día después de haber transmitido la canción, la radiodifusora bloqueo todos los teléfonos, pues el público no dejaba de hacer llamadas al respecto de la banda.
Muy similar el caso en Tijuana, de una banda de punk, que apenas comenzaba y con una estación de corte juvenil que promovía entre los jóvenes que llevaran su material musical, pues al ser una emisora nueva, estaban abiertos a las propuestas, a este llamado acudió el joven Julio Tamayo, quien tenía una banda de punk, la forma de vestir de los muchachos era demasiado estrafalaria, cabellos parados y de colores, aretes, chamarras, botas militares, una tendencia que venía desde los años 70 de Inglaterra, fue así que al llegar a la emisora, los recibe un conductor que tenía 72 años de edad, los recibió de una manera cortes e ingenua, les pregunto asombrado por su forma de vestir sin emitir juicio alguno, fue así como se presentó en la radio por primera vez al grupo Especimen, a lo que la respuesta también fue inesperada, pues los teléfonos no dejaron de sonar en 3 días, a lo que el director opto por ofrecer a los jóvenes, en ser los portavoces del rock en la zona y llevar a las bandas de todo el estado.
Todos estos hechos comenzaron a impactar en la sociedad, había cada vez más movimiento, más bandas, más industria, a la televisión no le quedo mucho remedio y a regaña dientes presentaba a algunos grupos, los conductores de televisión de una forma grosera siempre se disculpaban ante el público, al presentar a las bandas de rock.

Caifanes se presenta como banda abridora de Miguel Rios, en uno de los primeros conciertos masivos que se llevan a cabo en la ciudad de México, con miles de omisiones logísticas pero con una convocatoria impresionante, la plaza de toros queda repleta en su totalidad aun con gente que no adquirió boleto y se quedó fuera, el fenómeno ya no se podía esconder. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario